Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera

domingo, 8 de diciembre de 2013

SENDERO DEL CARRASCÓN

En el entorno de la Bahía de Cádiz hay una zona de marismas modificadas por el hombre. La principal actividad, de gran importancia en otras épocas, ha sido la extracción de sal. Pero también ha sido importante la pesca y la actividad molinera mediante unos ingeniosos molinos que utilizaban,la subida y bajada de las mareas, como fuerza motriz.

 En la Isla de León, actual San Fernando, existían cinco molinos de mareas: Caño Herrera, San José, Nuestra Señora de la Concepción, el molino de Colarte y finalmente el de Zaporito.

En este entorno llegaron a existir hasta diecinueve molinos mareales que con la llegada de las nuevas técnicas fueron desapareciendo.


 Molino del Zaporito

El paseo de hoy  lo he iniciado en uno de estos molinos que ha sido recuperado y transformado en un centro de interpretación (hoy estaba cerrado, otra vez será). Está situado en Caño del Zaporito.

Tenía como finalidad moler trigo. Toma su nombre de Juan Domingo de Saporito, dueño de las tierras colindantes.

Así funcionaba:

Aprovecha las subidas y bajadas periódicas del nivel del mar para poner en marcha los mecanismos que hacen girar las piedras del molino, responsables de la trituración del cereal y de su transformación en harina.

Cuando las marea sube, el agua va inundando las zonas más altas de las marismas. Una vez alcanzada la pleamar o marea alta, el agua queda retenida mediante un sistema de compuertas.


Cuando la marea comienza a bajar y hay un desnivel suficiente, se abren las compuertas , liberando el agua hacia el mar. El flujo de agua hace girar una rueda(rodezno) que transmite la energía a los engranajes que accionan las piedras del molino.


Después de la bajamar o marea baja, el nivel del agua empieza de nuevo a subir y el molino va perdiendo potencia hasta que se detiene.


El ciclo se repite cuando la marea alta vuelve a llenar la reserva de agua del molino.



          

El recorrido bordea el caño del Carrascón y une la zona de la Magdalena con Gallineras. Tiene como aliciente la observación de las antiguas salinas, los enormes caños y la abundante avifauna que  encuentra aquí un lugar ideal.
Aguja colipinta ?


El agua va y viene, sube y baja. Proporciona al sustrato los nutrientes necesarios para los seres vivos.


                                                                Argiope


Me extrañó ver estas aromáticas margaritas (¿Anthemis maritima?) en plena floración.




De vez en cuando, también echo una miradita al entorno.

Torres de la Iglesia Mayor 
Su valor histórico es destacado, pues en este templo prestaron juramento los diputados de las primeras Cortes constituyentes españolas el 24 de septiembre de 1810.



Garceta común


Limoniastrum monopetalum , con sus hojas siempre cubiertas en mayor o menor medida de granitos blancos (depósitos de carbonatos), lo que les da un aspecto blanquecino-ceniciento.




No muy lejos del inicio del sendero nos encontramos con el Puente de Lavaera. Desde aquí podemos 
caminar por la "vuelta de afuera" de algunas salinas (muro que rodea a las salinas y que las separa del caño que las abastece de agua marina) hacia la Salina de San Judas, Caño Sancti-Petri y Batería de San Judas.

                       Extensas superficies fangosas quedan al descubierto durante la bajamar.
                        A través de estos cauces, el agua marina discurre por la marisma.

Iglesia del Carmen

?



La disposición de alimento durante la bajamar predispone a las aves a su  búsqueda, la actividad por tanto no va ligada al día o a la noche.



                                                        Barca engullida por el fango

                En los fangos es tradicional la actividad de coquineros y boqueros. Huellas de su paso.

A través de compuertas se hacía circular el agua desde los caños al interior de los esteros.


                                                              Islas de Sarcocornia




Chorlitejo

                                                                        Casa salinera



Gaviota sombría ?


                 Gaviota reidora con plumaje de invierno. Es característica la mancha auricular.

Cigüeñuela

                                                                         Zarapito 

Coquinero

La coquina de fango (Scrobicularia plana) se encuentra en los fondos fangosos de esteros y caños.



                      Desde esta extensa llanura, es fácil echar un vistazo a nuestro alrededor.
                            Torre del Reloj que hace las veces de campanario y la  Iglesia Mayor (Chiclana)

                                                   Ermita de Santa Ana (Chiclana)


Cerro de los Mártires (San Fernando)



                       Ruinas de casa salinera y, como telón de fondo,  la Sierra de Grazalema.

Andarrios chico ?

Chorlitejo
   


Zarapito trinador




Entre los adultos había varios ejemplares jóvenes, con su plumaje gris.





                                             Mapa-guía rutas ornitológicas Bahía de Cádiz 



Finalicé la jornada acercándome al Puente Zuazo. Está situado sobre el Caño Sancti-Petri

  Puente Zuazo

 Sus orígenes datan de la época de dominación romana. Se levantó sobre los cimientos del acueducto que traía el agua desde el Tempul, en Jerez, a Cádiz, y cuya existencia la evidencian texto árabes.
El actual puente, tal y como lo conocemos hoy día, fue obra del ingeniero de origen francés, afincado en la isla, Louis Gautier.
Debe su nombre al poseedor del señorío en el siglo XV, que era el Oidor del Consejo Real, D. Juan Sánchez de Zuazo, que obtuvo la concesión durante el reinado de Juan II de Castilla.


Durante el s. XVI se suceden las incursiones de piratas norteafricanos e ingleses, y para una mejor defensa de la zona se comienzan con las reformas arquitectónicas del Puente.


A principios del XIX el Puente de Zuazo jugó un papel importante en el asalto francés, impidiendo la entrada de este ejército y manteniendo la defensa durante dos años y medio. En el puente se concentraron las baterías más numerosas. En 1812 hubo que destruir la parte central del puente para impedir el paso a los franceses que terminaron retirándose ante la imposibilidad de cruzar el caño, lo que demuestra la importancia estratégica de la Isla de León.

   En otra ocasión visitaremos la Batería de San Judas, a orillas del Caño Sancti-Petri.                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada