Jimena de la Frontera

Jimena de la Frontera

jueves, 31 de mayo de 2012

COMPARTIDENDO MIS RUTAS DE VIAJES CON LOS SENDERISTAS DE CAMINETE DE LUNA.....

MI PASEO POR GRANADILLA........

Estas fueron mis primeras fotos de nuestro paseo a Granadilla
Esta campana está junto a la entrada de acceso al recinto amurallado de la ciudad y ahora se utiliza para llamar a los vecinos según los acontecimientos que suceden.
Por esta puerta principal accedimos a la ciudad de Granadilla que en otro tiempo era propiedad de la Duquesa de Alba.
El recuerdo de tiempos pasados está en todo nuestro recorrido,como este carro maltrecho por el paso del tiempo.
Algunas de las viviendas han sido reconstruidas y presentan un aspecto inmejorable
La fuente de la plaza estaba sin agua pero con un poco de imaginación nos podemos imaginar la belleza del lugar
Aunque se me dijo que esto habia sido un bebedero de gallinas, con toda seguridad se trata de parte de un sarcófago ( tumba)
Plantas silvestres, granados, higueras y muchos arboles frutales junto a pequeños huertos son los vestigios de que hay vida humana, aunque poco se ve por las calles abandonadas.
La iglesia,aunque cerrada está presente en el pueblo y en su historia-
Desde las murallas del recinto fuimos viendo los huertos y las ruinas de las casas antoguas del pueblo.
Dimos la vuelta al recinto amurallado y haciendo fotos al ambalse circundante
Impresionante las vistas desde la muralla de Granadila del embalse "Gabriel y Galán"
La vista general de la antigua ciudad de Granadilla que se conserva tal cual la vemos dentro del recinto amurallado, junto a las viviendas reconstruidas.
rese bravas descansando bajo los olivos a nuestro paso por la muralla de la ciudad
En el recorrido tuvimos que bajar y subir escaleras , algunas en mal estado, pero mereció la pena.

decidimos subir al castillo de "La Casa de Alba" y registrarlo todo con mi cámara
Los escudos de La Casa de Alba, nos recuerdan de quien fue todo esto.
Las vistas del Embalse de Gabriel y Galán desde el castillo son aún mas espectaculares que desde la muralla debido a la altura .
No podian faltar los prismáticos para contemplar semenjante belleza
Las escaleras de bajada tenian esta cadena para evitar caidas
En el torreón más alto del castillo, nos hicimos esta foto pero entre el exceso de luz y nuestra presencia creo que no se consiguio lo que prendeiamos de mostrar el paisaje.
continuamos bajando por los tramos de cadena
Saliamos nosostros del castillo cuando llegó un autobus cargado de turistas
El coche de mi amigo preparándose para salir mientras yo hacia fotos a unas preciosas rosas que me recordaron a una persona muy entrañable para mi.
hermosa flor llena de fragancia y que suscita ilusiones......
Granadilla, todo un soñar que el que pueda debe visitar para recordar.

Granadilla es una villa del noroeste de la provincia de Cáceres, España, incluida en el municipio de Zarza de Granadilla.
Fue desalojada a mediados del siglo XX al transformarse en zona inundable debido a la construcción del Embalse de Gabriel y Galán.
En 1980 la villa fue declarada Conjunto histórico-artístico y, cuatro años después, en 1984, elegida para su inclusión en el Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados.

Historia

Origen

Al parecer, el pueblo fue fundado por los musulmanes en el siglo IX con carácter militar y defensivo, ya que se sitúa en una colina de pizarra que domina un extenso terreno. En su parte más vulnerable (el noroeste), los almohades levantaron la alcazaba, que más tarde sería castillo cristiano.
En 1160 el rey Fernando II de León conquistó la aldea, que entonces se llamaba Granada y hasta ese momento había pertenecido a los árabes. La rehizo y repobló dotándola de murallas y le otorgó el título de Villa en 1170. Su intención era que sirviera de muro de contención contra posibles avances de los musulmanes que se asentaban y dominaban toda la parte meridional de las Transierras leonesa y castellana. La villa era una verdadera fortificación situada estratégicamente, al ser paso obligado entre la antigua Vía de la Plata y la comarca de las Hurdes. Estaba rodeada por las vegas del río Alagón. Su nombre original fue Granada aunque, tras la conquista de Granada en 1492 por parte de los Reyes católicos, pasó a denominarse Granadilla para evitar confusiones.
El 31 de agosto de 1191 fue cedida a la Orden de Santiago por Alfonso IX. Posteriormente volvió a la Corona, hasta que Alfonso X la donó en 1282 a su hijo el Infante Don Pedro, marido de Margarita de Narbona quien, ya viuda, defendió el señorío frente a su cuñado Sancho IV de Castilla. Desde 1310, la villa tuvo voto en Cortes y pasó a poder de Sancho de Castilla (Conde de Alburquerque), esposo de la Infanta doña Beatriz de Portugal. Su heredera fue su hija doña Leonor, condesa de Alburquerque, reina de Aragón por su matrimonio con Fernando I. De ella, el señorío de Granada pasó a su hijo, el Infante don Enrique, maestre de Santiago, a quien se lo confiscó por sus rebeldías Juan II de Castilla. Por merced de este monarca, en 1446 se fijó la sucesión señorial de la villa en los Álvarez de Toledo, duques de Alba, a quienes perteneció por donación real hasta el año 1830.
La Villa de Granada (actual Granadilla) era en la Edad Media el principal núcleo de población de la zona, y ejerció durante siglos la capitalidad de un señorío que comprendía diecisiete municipios.[1]
El elemento más significativo de la fortificación es el castillo, que fue mandado construir por García Álvarez de Toledo y Carrillo de Toledo, Duque de Alba, entre 1473 y 1478. Sus artífices fueron Juan Carrera y Tomás Bretón. Consta de un cuerpo prismático central y cuatro cuerpos semicilíndricos que se adosan a cada costado.
En el interior de las murallas, la población se distribuyó de modo radioconcéntrico en torno a la Plaza Mayor, que es el punto más elevado. En el conjunto destaca la Iglesia Parroquial de la Asunción, del siglo XVI.
A la caída del Antiguo Régimen, la localidad se constituyó en municipio constitucional en la región de Extremadura, Partido Judicial de Granadilla,[2] que en el censo de 1842 contaba con 130 hogares y 712 vecinos.[3]

Desalojo

Por acuerdo del Consejo de Ministros de 24 de junio de 1955, el Estado decretó la expropiación del terreno inundable del término municipal de Granadilla a causa de la construcción del embalse de Gabriel y Galán. Granadilla vio muy pronto el relevo de su párroco y, años más tarde, dejó de tener médico titular. El 15 de junio de 1960, con motivo del pago de las indemnizaciones correspondientes, el representante de la Administración notificó a los propietarios que, a partir de esa fecha, las fincas se consideraban legalmente ocupadas por la Administración del Estado y que sobre ellas no podrían reclamar derecho alguno.
El éxodo masivo continuó a principios de los años sesenta, según iba creciendo el nivel del pantano. Sus últimos moradores se fueron durante el año 1964. El embalse inundó las fértiles tierras de la Vega Baja, de modo que los medios de vida de la población desaparecieron. El pueblo no se inundó, pero se vio aislado en una península con una sola vía de difícil acceso por el norte, ya que por entonces todas las carreteras también quedaron inundadas. Parte de los vecinos se instalaron en Alagón del Río, un pueblo nuevo de colonización cercano a Plasencia, mientras otros emigraron a los nuevos núcleos industriales.
En los años siguientes, el pueblo quedó totalmente abandonado. Su territorio fue dividido en 1965 entre los municipios limítrofes de Mohedas y Zarza de Granadilla, pasando la capitalidad del partido a Hervás.

Rehabilitación

Calle de Granadilla, en dirección al castillo.
En 1980 la villa fue declarada Conjunto histórico-artístico.
La rehabilitación y recuperación de Granadilla comenzó a partir del año 1980, en el que fue restaurado urgentemente el castillo debido a su lamentable estado de deterioro a causa de las lluvias. Al carecer de cubierta de protección, los sillares interiores de granito comenzaron a disgregarse peligrosamente, fenómeno que hoy día puede aún observarse al pasar los dedos por ellos. Aunque estéticamente no es muy afortunada, la rehabilitación de este castillo sirvió para frenar su progresiva ruina, además de servir de excelente atalaya desde donde se puede observar todo el pueblo y un amplio panorama con hermosas puestas de sol.
Las murallas fueron restauradas a partir de 1980, acabando las obras el 18 de marzo de 1983. Esta restauración afectó a las puertas, a la muralla propiamente dicha y al recinto defensivo del castillo dentro de la villa.
El auténtico impulsor material del milagro de Granadilla fue el arquitecto Antonio Espejel, encargado de su recuperación y rehabilitación tras el acuerdo tomado por los ministerios de Obras Públicas y Urbanismo, Educación y Ciencia, y el de Agricultura, Pesca y Alimentación a través del ICONA.
En 1984, Granadilla fue elegida, junto a Búbal y Umbralejo, para su inclusión en el Programa Interministerial de Pueblos Abandonados. El programa fue suscrito por los Ministerios de Obras Públicas y Urbanismo; Agricultura, Pesca y Alimentación; y Educación y Ciencia. Para ello, la Confederación Hidrográfica del Tajo cedió el uso de Granadilla a dichos ministerios, que podrían realizar en él obras de restauración y conservación de los edificios cedidos, con fines asistenciales, culturales o sociales. De ahí que el Programa Interministerial incluyera un Plan Experimental de Reconstrucción y Restauración de Granadilla que preveía el levantamiento de muros, la selección del material recuperado en el desescombro, la limpieza de calles y locales y la construcción y creación de jardines. Desde entonces, muchos estudiantes acuden cada año a ayudar a rehabilitar el pueblo.
A fines del siglo XX se produjo una agria polémica entre los partidarios de que el pueblo siguiera siendo utilizado por estudiantes de acuerdo al Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados o de que se abriera la posibilidad de que antiguos propietarios recuperasen sus propiedades. Actualmente, los antiguos granadillanos emigrados y sus descendientes se reúnen dos veces al año en el pueblo: en la romería de la Virgen de Agosto (15 de agosto) y el día de los Difuntos (1 de noviembre).

Entorno natural

El entorno de Granadilla está repoblado de pinos y eucaliptos, que le confiere un carácter de sistema natural alóctono. También existen dehesas, matorral mediterráneo, y algunas zonas con cobertura de olivares y otros cultivos de secano. Los ecosistemas característicos son: zonas húmedas, dehesas, bosques de coníferas y campos de cultivo.
En el término de Granadilla abundan los jabalíes, ciervos y conejos. Otros animales que viven en los extensos bosques de coníferas son tejones, garduñas, zorros, meloncillos e incluso una pequeña población reproductora de lince ibérico. Los tres primeros linces ibéricos nacen al año de abrirse el centro de cría de Zarza de Granadilla y son hijos de Farfara, una hembra de tres años que llegó a Extremadura procedente de Jaén en abril de 2011.
Las aves más espectaculares que pueden verse son las grullas. También pueden observarse multitud de anátidas (ánade real, friso, pato cuchara, cerceta ...) y otras aves acuáticas como las cigüeñas blancas y, más difícilmente, negras.
En los bosques de pinos resineros que recubren la mayoría de las márgenes del pantano, hay azores, gavilanes, pico picapinos, pinzones vulgares, arrendajos, picogordos... En las zonas sin cobertura arbórea pueden verse alondras, calandrias, alcaravanes, aguiluchos cenizos, buitres (leonados, negros y alimoches). También pueden verse grandes y pequeñas rapaces como el águila real, águila calzada, águila culebrera, milano real y negro, ratonero, etc.[4]
La gran riqueza paisajística del entorno llevó al director de cine Pedro Almodóvar a rodar allí la parte final de la película ¡Átame! en 1990.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada